¿Es la Arqueología una ciencia?

¿Es la Arqueología una ciencia?

Cuando he estado releyendo mis apuntes de la carrera, me he dado cuenta de que mi profesor de Arqueología de aquel entonces insistió mucho en esta pregunta. ¿Es realmente la Arqueología una ciencia, es una ciencia auxiliar o es una simple herramienta de datación?

Durante las siguientes líneas me gustaría poder compartir mi opinión sobre esta cuestión y tal vez poder leer las vuestras para poner puntos en común.

Empezaré diciendo que para mí la Arqueología es un concepto que ha estado en constante cambio, que sigue unos métodos de trabajo y que hasta hace relativamente poco ha sido reducida a la rama del saber de lo clásico.

Os dejo a continuación dos definiciones de Arqueología que iré desmembrando a lo largo del texto:

«Estudio sistemático del arte griego y romano. Caudal que recoge el estudio de los textos clásicos». 

«Ciencia histórica de toda naturaleza, cronología y ubicación dejados por el hombre, voluntariamente o no, y como contexto de su investigación, los rasgos principales del entorno humano, así como la historia misma, sirve para intentar reconstruir con fundamento las características de las sociedades del pasado». 

No olvidemos que esta arqueología clásica ha sido el motor y el tronco de todo lo que ha ido viniendo después, empezando por lo que fue el coleccionismo o anticuarismo representado por Daniel, a terminar siendo uno de los motores de la prehistoria y dando lugar a conceptos dentro de ella como es el evolucionismo, materialismo o funcionalismo.

De este modo, y a mi parecer, si la Arqueología no hubiera recorrido ese período filosófico, nuestro conocimiento sobre ella sería mucho más deficiente.

Esto nos lleva al siguiente punto en mi pequeña reflexión: el hecho de encontrar los límites de la Arqueología. El concepto de arqueología ha ido sufriendo amputaciones  a la vez que evolucionaban los estudios y su complejidad. A lo largo del tiempo se han ido acuñando tanto nuevos términos, como nuevas necesidades y es por eso de que vamos a intentar hablar de la arqueología concretamente en un contexto de delimitación cronológica.

Está claro que cuando hablamos de historia siempre existe ese límite cronológico al que hacemos referencia al hablar de las diferentes épocas históricas, pero que al mismo tiempo no deberíamos encajonar a ésta en bloques y entenderla como un todo. La arqueología por su parte, está ligada estrechamente a la cultura material y a los contextos históricos en los que se desenvuelven. Así que, para considerar los límites cronológicos de la Arqueología, entendemos todo aquello que nos pueda ofrecer una información histórica, abriendo esa idea tradicional que enlazaba desde un primer momento a la arqueología exclusivamente con la Antigüedad.

En este contexto, toda superficie terrestre donde se haya desarrollado la vida humana en cualquier momento de la historia, puede ser tratada por la arqueología. Del mismo modo, podría decir que la arqueología se ha ido desmembrando por tres fuentes directas: la temporal, espacial y metodológica. Es decir, la arqueología necesita, o dicho de otro modo, la arqueología debería de responder a las siguientes tres preguntas: cuando, dónde y cómo.

Todo ello me lleva a pensar en la cientificidad de la arqueología, algo muy debatido por cierto. Algunos la llegan a considerar como «un relato de acontecimientos, un cúmulo de opiniones personales, encaminadas a realizar una mera ordenación cronológica y sobre la que se dice que no precisa de una teoría formal». Por esto, y por la falta de sistemas organizativos, la Arqueología es calificada de particularizadora en oposición a las ciencias naturales, que se caracterizan de generalizadoras.

Ahí debo decir que tanto la definición de «ciencia» como la definición de «disciplina humanística» son bastante imprecisas. Podríamos decir que tanto la Historia como la Arqueología son humanísticas ya que, tratan sobre los hombres pero al mismo tiempo el método científico es imprescindible si nos agarramos a la definición de ciencia como «método empírico», fruto de la investigación y que emplea métodos característicos ligados a un conjunto de conocimientos organizados y que finalmente resuelve dudas, preguntas y problemas.

Visto así, hay que reconocer que la Arqueología es una ciencia histórica con métodos que le son propios y con expectativas de objetividad y certidumbre capaz de dar respuesta a nuestras preguntas.

Por último, y volviendo a las dos definiciones que puse al principio del texto, podemos darnos cuenta de que la Arqueología ha ido, desde la primera definición, evolucionando en ésta misma hasta llegar a lo que es hoy, la segunda definición.

Por lo tanto, y para concluir, para mí…

la Arqueología es la ciencia que estudia las sociedades pasadas por medio de sus vestigios materiales. 

Y vosotros ¿qué pensáis? ¿Es la Arqueología una ciencia o simplemente una herramienta más de datación de la Historia?

Artículos relacionados

Métodos y técnicas de datación

Métodos y técnicas de datación

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historiadora, viajera, escritora y persona de mundo nacida en España, rusa de sangre y alemana adoptada.

Categorías