CAPÍTULO ANTERIOR: Métodos y técnicas de datación
SIGUIENTE CAPÍTULO: Concepto de Prehistoria

 

Un tema muy importante en la Prehistoria es el de la periodización.

Al ser una época tan complicada, los geólogos por una parte, y los prehistoriadores e historiadores por otra, tuvieron que dividir la edad de la tierra, al igual que las culturas prehistóricas por eras y épocas.

Por un lado, se ha tenido que recurrir  a la estratigrafía, geología o geocronología, para poder dividir la edad de la Tierra. Esta periodización geológica se divide en eras. Como la edad de la Tierra tiene 4,6 millones de años (en adelante MA), se establecieron diez eras geológicas. De más antigua a más actual: Hádico, Arcaico (Eoarcaico, Paleoarcaico, Mesoarcaico, Neoarcaico), Proterozoico (Paleoproterozoico, Mesoproterozoico, Neoproterozoico) y Fanerozoico (Paleozoico, Mesozoico y Cenozoico).

Pero a nosotros la era que más nos interesa en la Prehistoria es la Cenozoica, ya que ahí comienza el proceso de hominización.

Como vemos, la era Cenozoica (65MA-hoy) se divide al mismo tiempo en Terciario y Cuaternario. Será al final del Terciario, en el Plioceno (5-1.8MA) cuando comenzará el proceso de hominización, la aparición del Australopithecus y el género homo en África.

Teniendo esta idea clara, podemos pasar al segundo esquema.

A finales del Terciario y comienzos del Cuaternario, la Prehistoria se divide en dos Edades. Por un lado está la Edad de Piedra, la cual es llamada así por sus innumerables industrias líticas donde la piedra era el material por excelencia para la fabricación de útiles, dando lugar a diferentes culturas.

Aquí hay que destacar el hecho de que las fechas no siempre van a ser exactas ya que unas culturas se desarrollaron antes que otras, por lo que, mientras que unas zonas de Europa se encontraban en el Paleolítico, otras zonas podían estar ya en el Calcolítico o Edad del Cobre.

Del mismo modo, el período de transición entre el Paleolítico y el Neolítico, el llamado como Mesolítico (o Epipaleolítico por algunos autores) supone una gran revolución, pues el hombre pasa de ser nómada a sedentario. Y de nuevo, en muchas zonas, este proceso al sedentarismo no se da de forma gradual, del mismo modo o en la misma época en todas las culturas. Siempre va a haber culturas más avanzadas que otras y por ello vemos en el esquema que el Mesolítico dura hasta el 7.200BP y el Neolítico comienza por el 9.500BP.

Finalizando, el paso del Neolítico a la Edad del Cobre no sólo supone un cambio cultural, sino que además dentro de esas eras geológicas, pasamos a la última época denominada como Holoceno.

Gracias a los avances en las técnicas y métodos de datación, cada vez se están datando con más exactitud las diferentes culturas y épocas. Esto nos permitirá en un futuro, esperemos que pronto, la división más exacta en cuanto a fechas de las difernetes etapas de la Prehistoria.

 

 

CAPÍTULO ANTERIOR: Métodos y técnicas de datación
SIGUIENTE CAPÍTULO: Concepto de Prehistoria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que también te guste...