El Neolítico. Mecanismos de cómo sucedió la revolución neolítica

El Neolítico. Mecanismos de cómo sucedió la revolución neolítica

CAPÍTULO ANTERIOR: El Mesolítico y las formas de transición a las economías de producción del Próximo Oriente. Kebariense y Natufiense
SIGUIENTE CAPÍTULO: El Neolítico. Propuestas de explicación de porqué sucedió la revolución neolítica 

 

A lo largo del tiempo, la palabra Neolítico fue ampliada en su concepto. Durante el siglo XIX, al darse un cambio tecnológico importante, tomó la denominación de Edad Nueva de la Piedra.

En el mismo siglo, a este concepto se le añadió la demostración de la aparición de la cerámica, la domesticación del utillaje y lo más importante, las domesticación de la agricultura y la fauna (como las vacas, caballos u ovejas).

Por lo tanto, nos encontramos ante un proceso de sedentarización, el cuál vinculaba al hombre a la tierra, y que dio lugar a una organización agropecuaria en la que la aldea agrícola fue el modo de vida por excelencia con estructuras más sólidas y materiales más permanentes.

La pregunta por excelencia que los diferentes prehistoriadores y arqueólogos han intentado a lo largo del tiempo responder es precisamente esa: CÓMO SUCEDIÓ ese proceso de una economía cazadora-recolectora a una economía agrícola.

El Nolítico hay que entenderlo como un cambio revolucionario con una economía productora frente  a una reproductora donde el ser humano comienza a dominar a la naturaleza.

Es por ello por lo que hay que tener en cuenta que LA HUMANIDAD DESDE SIEMPRE HA INTENTADO CONTROLAR A LA NATURALEZA. Este reemplazo de la selección natural a la selección artificial se da justamente por la intervención humana en mecanismos naturales de reproducción de plantas y animales.

Para entender esto, debemos conocer primero las diferentes formas de reproducción de los cereales silvestres, ya que esto hará que el ser humano se de cuenta de la diferencia de unos cereales con otros:

  • Primero por polinización donde el polen es transportado de una flor a otra gracias al viento o a los insectos.
  • Segundo por fecundación, es decir, la unión de los espermatozoides con los óvulos dentro de un pistilo, lo que da lugar a la formación de la semilla y por último, del fruto.
  • Tercero por dispersión. La semilla es simplemente transportada por animales, aire o agua al lugar donde acabará geminando de manera completamente natural.
  • Cuarto, por germinación propia de la semilla que, gracias a la pertinente humedad y temperatura adecuadas, hará que el embrión de la semilla empiece a crecer hasta aparecer una nueva planta.

¿Pero cuando comienza esa autosiembra?¿Cuándo surge esa intervención humana?

Es posible que haya habido cultivo antes del Neolítico ya que los cazadores-recolectores tenían ya conocimiento sobre el proceso de germinación. De hecho recolectores mesolíticos (como el Natufiense) se especializaron en la fabricación de hoces de hueso para la recolección de cereales silvestres. Pero no es justamente hasta el Neolítico cuando hubo un conocimiento de las plantas intencionado.

¿Cómo se produce ese conocimiento? 

Por un lado, tenemos que tener en cuenta que las plantas, en su proceso de germinación, no todas llegan a su proceso de madurez y se vuelven plantas indehiscentes, es decir, plantas que  al llegar a su período de madurez no pudieron liberar las semillas para seguir reproduciéndose.

La naturaleza tiende siempre a eliminar a estas plantas indehiscentes. Sin embargo, no desaparecen por completo ya que esta mutación se puede producir al azar en otro lugar y momento, dando lugar a otras plantas.

Justamente eso es lo que les llamó la atención a las nuevas sociedades neolíticas. Esas plantas indehiscentes, dieron lugar a otras plantas indehiscentes y seguramente lo que se advertiría fue el porqué unas plantas tenían colores diferentes, eran más llamativas y por consiguiente, más interesantes.

Por lo tanto, los humanos comienzan a sustituir las plantas «normales» o dehiscentes, por las «raras» o indehiscentes. Una vez que se empieza a hacer esto, podemos decir que comenzó la agricultura porque se comienza a sembrar plantas distintas a las que se encuentran normalmente en la naturaleza.

Lo que se va consiguiendo entonces, es que el número de granos vaya aumentando, por procesos tanto naturales como domésticos, que las espigas se hagan cada vez más grandes y gruesas demostrándonos, con muestras arqueobotánicas, que hubo una preocupación por conseguir una mayor producción.

Hace 10.500 años sólo el 10% de las plantas eran indehiscentes
Hace 8.500 años el 36% de las plantas eran indehiscentes
Hace 7.500 años ya el 64% de las plantas eran indehiscentes

 

Esto nos demuestra que cuanto mayor e interesante sea el resultado, más sembraban, conseguían mayor diversidad e incluso fueron mejorando el resultado.

Un segundo factor en esa búsqueda a cómo sucedió el proceso de neolitización, podemos buscarlos en la DOMESTICACIÓN DE LOS ANIMALES.

El proceso fue bastante similar al de la domesticación del cereal. Cuando aún las comunidades eran cazadoras-recolectoras, hubo capturas de animales que no eran peligrosos.  Esos animales comenzaron a reproducirse y los hombres se dieron justamente cuenta de eso, que unos eran más fieron y otros no tanto, es decir, menos agresivos de lo normal.

Empezaron a reunir a animales y cuando comenzaron a nacer crías, éstas se criaron en cautiverio siendo el ser humano, su primer contacto. Hubo incluso mujeres que amamantaban a estas crías. Los etólogos denominaron este proceso como imprinting.

Una vez que fue pasando el tiempo, fueron separando a las especies animales para que no se reproduzcan con las especies animales salvajes que, gracias a los avances genéticos y arqueogenéticos se demostró, que los animales tenían malformaciones físicas porque se practicaba la endogamia con ellos.

Como última explicación, nos vamos a la TEORÍA DE LA CREACIÓN DE LA CERÁMICA por Gordon Childe.

Según éste, la cestería podría haber solucionado el problema de la recolección, pero lo que realmente necesitaba el hombre de aquel entonces era poder también preparar el alimento. No bastaba con mojar la cebada con agua, por lo que la calentaban en piedras.

Childe fue más lejos aún y demostró, apoyándose en la enografía, que estas comunidades neolíticas trabajaban con barro amasado y seguramente al caer este barro cerca del fuego, coció.

La siguiente cuestión que se nos presenta al conocer el «cómo» es el «porqué«.

CAPÍTULO ANTERIOR: El Mesolítico y las formas de transición a las economías de producción del Próximo Oriente. Kebariense y Natufiense
SIGUIENTE CAPÍTULO: El Neolítico. Propuestas de explicación de porqué sucedió la revolución neolítica 

 

Artículos relacionados

La aparición del Neolítico en Europa. El Neolítico impreso o mediterráneo

La aparición del Neolítico en Europa. El Neolítico impreso o mediterráneo

La aparición del Neolítico en Europa. El Neolítico LBK o la cultura de la cerámica de bandas

La aparición del Neolítico en Europa. El Neolítico LBK o la cultura de la cerámica de bandas

La aparición del Neolítico en Europa. La neolitización de los Balcanes

La aparición del Neolítico en Europa. La neolitización de los Balcanes

El Neolítico en el Próximo Oriente. El Neolítico cerámico

El Neolítico en el Próximo Oriente. El Neolítico cerámico

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historiadora, viajera, escritora y persona de mundo nacida en España, rusa de sangre y alemana adoptada.

Categorías